Neptuno Mojacar | ¡Qué ganas de volver!
16853
post-template-default,single,single-post,postid-16853,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

¡Qué ganas de volver!

Familia Neptuno agosto 2004

¡Qué ganas de volver!

Familia Neptuno agosto 2004

¡Siiii, ya estamos de vuelta! Y con qué ilusión… ¿Cómo puede ser que llevemos tanto tiempo juntos y todavía me emocione el día en que re-abrimos nuestro querido restaurante Neptuno?  Realmente también me ocurre cuando vamos a cerrar por descanso anual, pero al revés, me entra una especie de nostalgia, que todavía no se me cura… ¡¡después de 15 años en esta maravilla de localidad, Mojácar!! que vine de turismo y aquí que me quedé.

Madre mía, qué bien lo recuerdo todavía, como si fuera ayer.  y es que fue tan emocionante…

Neptuno tenía unos papás por la mañana, aquel 4 de agosto del 2004, y por la tarde, ya lo habíamos adoptado nosotros: mi querido socio irlandés, David, y yo (ahora ya no está 🙁 ).  Qué locura, cuántos palos de ciego pudimos dar.  Qué complicada es la hostelería, os lo digo yo, que no tenía ni idea, más que de comer gambas.

La hostelería es para disfrutarla.  Verano del 2006

Aviso a navegantes, no todo es oro lo que reluce.  Esto es muuuyyy duro y requiere un montón de esfuerzo.  Eso sí, como funcione, te devuelve con creces todo lo que has dado, no puede ser más gratificante algo donde la gente viene a tu casa, a tu restaurante, a comer, a disfrutar de un vino, de una compañía, de un ambiente, les preparas lo que les gusta con todo el cariño del mundo y se van con esa sensación de satisfacción, de haber estado a gusto, de haberlo disfrutado, de merecer la pena haber salido para acompañarnos…, eso es el orgullo de la hostelería.

Pues, como decía, uno de los momentos más bonitos que yo he vivido jamás fue cuando, al terminar la larga y “distinta” jornada, ya sin clientes, aquel primer día, nos sentamos al borde de las escaleras que dan a la playa de nuestra querida Mojácar, a punto de amanecer, para disfrutar de aquella maravilla que nos daba la naturaleza y que ahora era parte de nosotros, nos parecía increíble, todavía nos lo parece.  Eso es felicidad, es el no va más…

Amanecer en Neptuno

 

Bueno, pues sólo quería pasar por aquí para desearos a todos un súper feliz año que tenemos por delante.  Que espero veros un montón (o un poquito al menos) y que aquí estamos para intentar haceros un poquito más felices.

Hasta siempre

Sin comentarios

Hacer un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies